agosto 08, 2008

08-08-08

Ya empezó.
Los chinos tiraron la casa por la ventana, las televisoras invadirán su programación con un sin número de competencias olímpicas, programas relacionados con el tema y un titipuchal de anuncios de productos, que se dicen: patrocinadores oficiales de "Beiyin".
Casi todos los países, representados por 3 o por cientos de deportistas (a según la economía del País del que provengan), están ahora dándose cita para - como dicen muchos- unirse en el deporte. "¡Qué bonita familia, qué bonita familia, quéeee bonita familia!"
Estaría bueno que en lugar de medallas, en las olimpiadas, se empezaran a dar premios que estimularan más al deportista y al País en cuestión; por ejemplo: Si México gana en Piragüismo, en baloncesto o en futbol, se le perdona la deuda externa; si China no llega a las finales de gimnasia olímpica deben liberar al Tíbet, si todos se unen y logran que Estados Unidos no gane ninguna medalla, entonces el Sheriff Bush deberá pedir una disculpa mundial por las faltas de respeto cometidas y la visa será historia del pasado, las fronteras abiertas... 
En fin, que si hubiera estímulos más ajax que una medalla, igual y México resultaba uno de los grandes ganadores... o igual no.
La cosa es que hoy empezaron las polémicas olimpiadas de Beijín, antes Pekín... Con su Tíbet y su tecnología, con sus perros hechos guisado y su cultura milenaria, con su encanto y su pólvora... con el capitalismo al máximo en un país antes comunista, con su comsi y su comsa.
...
Para muchos, las olimpiadas son el evento esperado por cuatro años; para otros, representan un buen momento para ver sus deportes favoritos, a otros ni les va ni les viene. En lo personal, no veo las olimpiadas desde que me di cuenta que no lograría ser una gimnasta como Nadia Comaneci (que no lograría siquiera dar una vuelta de carro decente), y que las pelotas sólo me gustan para usarlas con algún doble sentido o en una oración que incluya la palabra "hinchan". 
Sí, lo acepto: No me entusiasman las olimpiadas.
...
Sin embargo, hoy, por otras razones, fue un día que quedará anotado en mi agenda.
08-08-08... 
Anotado, anotadísimo y con otra medalla dioro al cuello.
Gracias a todos los que me ayudaron en este triatlón de 33 kilómetros con obstáculos! 



Veo esa foto, de la que hace muchos años fue: ladmirada, y pienso: Hay que lanzarse al vacio y no cerrar los ojos.

3 comentarios:

Laura Zamora dijo...

Hola

Pues aquí compartiendo esa desazón por los juegos olímpicos. En lo particular creo que todo esa parafernalia y spots al por mayor en que están envueltos me resulta un tanto desagradable... lo único que me gusta ver es cuando EU pierde...

¡Apoyo esas nuevas preseas!¡esos sí son incentivos, caray!

Me pregunto si todas quisimos ser una Nadia Comaneci de niñas ¿? ¿Habrá sido ella la barbie de otras generaciones? Yo me hubiese conformado - si a eso se le puede llamar "conformar" - con ser una Svetlana Khorkina... en fin, el sabor de lo que no fue.

Saludos :).

Arturo Castro dijo...

Mañana se cumplirán -ocho- días de iniciada la justa olímpica del 08-08-08 , y me uno a la moción de no saber por dónde agarrarle el gusto y el sabor a ese tamal .

Es lo mismo cada cuatro años ; todo inicia desde su inauguración . Más tardo en intentar aprenderme la capital de la República de Chingaojistan , cuando pa´ los siguientes juegos ya logró su autonomía , se escindió o la redimieron .

Eventos llenos de contrastes; mientras en la pista , la alberca o el gimnasio surgen figuras sus gobernantes se esmeran por hacer desfiguros , y en lo doméstico es la misma canción que se vuelve a tocar con los de casa . Un par de medallas que terminan colgándoselas como chorrocientos .


“Hija consentida Naucalpan” será el título con el que habrán de reconocer a una de las clavadistas que obtuvo una presea “para” México. Se me - enchino- hasta el cuero cuando vi tan emotivo desplegado en el periódico del presidente municipal felicitando a la naucalpense Tatiana Ortiz , tan oportuno y desinteresado como otros tantos .

Nadie como Nadia (La Comaneci), garbanzo de a libra

Nosotros ¿los de siempre?


Guajo , le dejo aquí mis saludos.

guajolota dijo...

Laura,
te doy toda la razón: Sí, la Comaneci fue la barbie de varias generaciones; el sueño de muchas niñas. Es una lástima que ahora el sueño de muchas niñas sea alguna modelo anoréxica o alguna cantante poco talentosa... ¿Y después, qué seguirá?

Arturo;
A casi ocho días de iniciados los eventos, como ya lo digo en la siguiente entrada, me he zambullido en algunos eventos, el morbo me persigue.
Y sí, es triste pero: Nosotros los de siempre, los entusiasmados por una medalla, los que no exigimos apoyo al deporte, los que esperamos que la virgencita nos haga el milagro. Habría que leer el nuevo libro de educación sexual, para que nos quede bien claro que las "virgencitas" no hacen ciertos milagritos.